El aprendizaje-servicio

El aprendizaje servicio (APS), es una propuesta educativa que combina procesos de aprendizaje y de servicio a la comunidad en un único proyecto, donde los participantes aprenden al trabajar en necesidades reales del entorno con la finalidad de mejorarlo.

Por tanto, permite interactuar con la sociedad más próxima, transformándola y estableciendo una relación recíproca: el alumnado cubre una necesidad social real, a la vez que aprende contenidos académicos relacionados con las actividades que desempeña.

Destaca por ser un instrumento de inclusión, por desarrollar las competencias de forma contextualizada, y principalmente por integrar una intervención real y comprometida con el alumnado en pro del bien común; fomentando la autonomía, el crecimiento e iniciativa personal, el compromiso y el desarrollo de la responsabilidad, de habilidades sociales y de actitudes y valores que promuevan la transformación y la participación en la sociedad.

Por otro lado, el APS al abrir la escuela a las necesidades sociales de la comunidad, rompe con el aislamiento que, en ocasiones, sufren los centros educativos y con la lejanía de la realidad de los currículums. Con el objetivo de abrir la escuela a vida y que esta sea sensible a los problemas, dificultades o deficiencias que presenta su entorno más próximo.

El APS puede ser llevado a cabo en la educación formal (en todas las etapas educativas) y no formal. El protagonista del proceso de enseñanza – aprendizaje será el alumnado, quien tiene un rol, activo y participativo, y quien aprenderá de forma significativa a través de la práctica real y de forma cooperativa junto sus compañeros/as y con la comunidad.

Para finalizar señalar diversos tipos de Aprendizaje-Servicio, los cuales cubren un amplio espectro (Puig y Martín, 2014, p. 174):

  • Ayuda de proximidad a personas que lo precisan.
  • Experiencia de intercambio generacional.
  • Propuestas de defensa del medio ambiente.
  • Actividades de participación ciudadana.
  • Intervenciones en los medios de comunicación.
  • Defensa del patrimonio cultural.
  • Proyectos de solidaridad y cooperación.
  • Planes de promoción de la salud.
  • Ayuda educativa a los iguales.

 

FUENTES:

  • Domínguez, G. (2000). Proyectos de trabajo. Una escuela diferente. Madrid: La Muralla.
  • Fernández March, A. (2006). Metodologías activas para la formación de competencias. Educatio siglo XXI, 24, 35-56.
  • Fundación Telefónica. (s.f). Aprendizaje Basado en Problemas (PBL). Madrid: Explorador de Innovación Educativa. Recuperado de: https://goo.gl/vsYGIA
  • En I. Gómez y F.J. García (Coords.), Manual de Didáctica. Aprender a Enseñar (pp. 121-140). Madrid: Pirámide.
  • Puig, J.M., Gijón, M., Martín, X. y Rubio, L. (2011). Aprendizaje-servicio y Educación para la Ciudadanía. Revista de Educación, nº extraordinario, 45-67. Recuperado de: https://goo.gl/0HII1b
  • Puig, J.M y Martín, X. (2014). Competencia en autonomía e iniciativa personal. Madrid: Alianza Editorial.
  • https://roserbatlle.net/aprendizaje-servicio/
  • https://aprendizajeservicio.net/que-es-el-aps/
  • http://www.aprenentatgeservei.cat

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: